En el principio estaba el fin: Eleutheria de Samuel Beckett